COMO EVITAR PELEAS FAMILIARES

COMO EVITAR PELEAS FAMILIARES

En el presente artículo se pretende dar ideas a los adultos para conseguir evitar, prevenir cualquier disputa familiar con los hijos sean de la edad que sean. Sabemos que es mejor evitarlas que no afrontarlas. Si es el segundo caso podemos remitirnos a los recursos que se ofrecen en el artículo de esta sección titulado “Cómo afrontar una pelea familiar” El objetivo de todo adulto, padre o madre, es prevenir esas situaciones tensas que se suceden con los hijos y que crean malestar y distanciamiento entre los miembros de la familia.

En primer lugar debemos tener en cuenta que LA MALA CONDUCTA PUEDE SER UNA LLAMADA AL AMOR. En gran número de ocasiones, los hijos se comportan de una forma inadecuada con el único fin de llamar la atención de los mayores y lo que nos están pidiendo en realidad es que los atendamos, los queramos, les falta afecto. No tenemos que entender las situaciones de pataleo, contestaciones inadecuadas, etc. como algo personal. Es erróneo pensar que cuando un hijo dice “¡…no te quiero!”, lo dice de verdad, o que es un ataque personal. Es más acertado pensar que el hijo, en esa situación de ira, está manifestando falta de cariño y a los padres no les supondrá un gran esfuerzo ofrecérselo planteando los límites necesarios ante la mala contestación o comportamiento fuera de lugar que previamente ha manifestado el hijo.

Es necesario, por otro lado, recordar al hijo que TODOS ESTÁN EN EL MISMO EQUIPO. Es necesario convencer al hijo en un momento de enfado que tanto el adulto como el hijo se encuentran en la misma situación que es la de convivir juntos y quererse. Es imprescindible contactar visualmente con el chico y decirle que pese a que no esté de acuerdo con la medida adoptada, pese a que no se le deje ir a donde el hijo quiere, o hacer lo que él quiere, los dos o todos los miembros de la familia están del mismo lado, con los mismos objetivos, en el mismo equipo.

Para prevenir una mala situación entre padres e hijos como una disputa familiar, debemos recordarles que NADIE ES PERFECTO. Todos sabemos la cantidad de veces que hemos vuelto a casa después de un mal día: hemos tenido un día tenso en el trabajo, para llegar a casa hemos tenido que soportar un gran atasco y además bochornosas tensiones con los otros conductores, no está la comida hecha, la casa sin colocar y limpiar y para colmo llega la hija diciendo que le han suspendido el examen que el día de antes le costó tanto esfuerzo preparar. Situaciones similares a la descrita se dan a menudo en la familia y es el caldo de cultivo para explotar ante una mala contestación, mirada, gesto o similar. Es el momento ideal para recapacitar y recordar con los hijos que nadie es perfecto, reconocer las culpas, lo que genera siempre un acercamiento en la familia y un reconocimiento del cariño y del amor que se profesa en el seno familiar.

SIEMPRE DEBEMOS AFRONTAR UN CONFLICTO Y NO EVITARLO. En la convivencia diaria se generan multitud de situaciones que no son siempre agradables. Esto es normal porque no todos pensamos igual. Incluso debemos decir que es necesario que surjan conflictos porque cada uno debe defender sus ideas, sus posturas, sus formas de ver la vida e interpretar las relaciones humanas. Pero es importante recalcar que un conflicto no debe incluir una pelea. Debemos saber vivir respetando al prójimo y sus ideas. Hay que insistir que es bueno que cada uno tenga sus ideas. Surge el problema cuando cada uno piensa que sus ideas son mejores que las de los demás (situación de gobierno autoritario), o que la forma de pensar de los demás es errónea y nosotros estamos en lo cierto (situación que provoca irritación en los demás). Los hijos han de saber que el desacuerdo es positivo. Podemos afirmar esto porque el desacuerdo obliga a expresar las ideas y los sentimientos de cada uno lo que es señal de salud y clima de libertad y respeto a las formas de pensar de los demás. Los padres no deben esconder sus sentimientos y ante todo, deben expresar sus sentimientos en el momento que los problemas surjan. De lo contrario, el resentimiento y malestar se va adueñando del ánimo de uno, se crean frustraciones y lo más fácil es que surjan peleas y riñas, cosa que queremos evitar. Por otro lado, los hijos, basándose en el aprendizaje por imitación, ven el comportamiento de los padres y acaban haciendo lo mismo y cometiendo los mismo errores.

Por último, hay que recordar que EL ADULTO DEBE PREOCUPARSE POR SÍ MISMO. Esto quiere decir que si el adulto cuenta con un equilibrio psíquico, emocional, afectivo, físico, etc., en una palabra, con buena salud, es obvio que repercutirá positivamente en las personas que conviven con él. Este estado de bienestar irradia a los demás felicidad, relajación, energía positiva que redundará en buenas relaciones entre todos y respuestas adecuadas ante cualquier situación anómala que pueda surgir.

CAROLYN MEEKS en su libro “Recetas para educar” (Ediciones Médici, Barcelona 2002) expone algunas PAUTAS PARA PREVENIR UNA CRISIS que exponemos a continuación:

1. Ejercicio.

El ejercicio sistemático a lo largo de la semana practicando algún deporte o bien el paseo comporta bienestar a uno mismo y un adecuado equilibrio emocional.

2. Meditar, relajarse o soñar.

El hombre en la historia ha dedicado tiempo a la meditación. Hoy día, debido al ritmo acelerado de vida que llevamos, no nos paramos a pensar en las cosas que hacemos o en los porqué de los acontecimientos que suceden a nuestro alrededor. Ante esta situación, es necesario pararse a pensar un corto espacio de tiempo cada día. Es una medida que reconforta la mente y el espíritu que aporta paz interior.

3. Contacto.

El contacto tanto físico como visual resulta una terapia. Tanto los hijos como los padres necesitan del contacto para entenderse y vivir en fraternidad.

4. Minivacaciones.

Es necesario recompensarse de vez en cuando. En gran número de ocasiones conseguimos lo que pretendemos y no lo celebramos. Es verdad que no nos podemos permitir irnos de vacaciones al tres por dos o disfrutar de todo el tiempo libre que quisiéramos, pero tampoco es necesario. Únicamente debemos dedicar pequeños periodos de tiempo a realizar tareas originales, creativas que nos permitan salir de la monotonía. Por ejemplo, las salidas cortas frecuentes resultan más beneficiosas que las largas y más espaciadas.

5. Aceptar ayuda.

No sea mártir de continuo. Cuando le ofrezcan ayuda, acéptela. Acepte consejos que siempre vienen bien. Incluso debemos saber pedir ayuda si no nos la ofrecen.

6. Tomar partido.

Toda persona que se interesa por las cosas y/o las personas, es interesante en sí misma. Es bueno y sano pertenecer a algún grupo, asociación, etc.; hace sentirse viva, activa a la persona. Por otro lado, pertenecer a un grupo obliga a la persona a implicarse e involucrarse en acontecimientos de la vida cotidiana, a ayudar a los demás y a comprender la vida de otra forma que redunda en una mejor educación con los hijos.

7. Cuidar la salud física.

Empezando por despreciar la comida rápida. La buena costumbre de cuidarse físicamente redunda en beneficio de los hijos porque también se esfuerza uno en que los hijos se encuentren sanos físicamente. Igual de bueno es la actividad física como un descanso reparador, suficiente y de calidad.

8. Juego.

El adulto también necesita jugar por adulto que sea. No nos referimos a juegos como los de los niños. Se trata más bien, de pensar que tareas, actividades que reconforten al adulto, que le hagan sentirse bien, o pasar un rato agradable por trivial que parezca. Hay que procurar hacerlo durante unos minutos todos los días.

Si conseguimos llevar a cabo todas estas medidas o por lo menos tenerlas en cuenta en nuestra actividad diaria estamos consiguiendo un doble objetivo muy importante: por un lado conseguimos una vida más feliz y agradable con más bienestar y calidad; por otro, hacemos un gran regalo a los hijos y es ofrecerles un hermoso modelo para alcanzar el bienestar y la felicidad

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s